Calentamiento del motor

En este material veremos varias de las principales causas de sobre-calentamiento del motor y sus posibles soluciones.

Calentamiento del motor

Manuales de reparación

Debemos recordar que esta es información básica y para profundizar te recomendamos consultar los manuales profesionales y específicos de cada vehículo; entre los cuales están AllData, AutoData, Mitchell.

El Radiador

Debemos revisar que no esté tapado por dentro (circulación del refrigerante) o por fuera (circulación del aire), que no tenga fugas en el panal o en las tapas.

Fugas en sistema

Revisar que todos los componentes estén bien sellados, como son: mangueras, tapón, tanque recuperador, radiador de calefacción o desempañante.

Tapafugas

De preferencia hay que evitarlos, sólo en casos extremos como carretera o por la noche podemos recurrir a estos productos para tapar las fugas por un corto tiempo.

El problema de estos productos es que a mediano y largo plazo, forman incrustaciones en el sistema, tapan los ductos de circulación y son muy complicados de retirar del sistema una vez que endurecen.

Plastilina epóxica o silicón

Puede ser usado para una emergencia pero no son productos que logren sellar por mucho tiempo ya que no son aptos para adherirse a los componentes ni para soportar el calor y la presión del sistema.

Bomba de agua y termostato

La bomba hace circular el refrigerante en el sistema mientras que el termostato es una compuerta de control, pero si alguno de los dos falla, el refrigerante no circula y no transfiere el calor del motor al radiador para enfriarse.

Ventiladores

En casos de ser eléctricos, debemos revisar que entren a su debido tiempo, que funcione bien la alta y la baja, con Aire Acondicionado operando; En caso de ser polea de embrague viscoso, hay que revisar que embrague bien cuando se calienta el motor.

Flujo de aire

Además de los ventiladores eléctricos o mecánicos, debemos revisar que no estén tapadas las láminas de enfriamiento del radiador y que tenga su tolva o canalizador de aire para tener buena transferencia térmica.

Escape de gases

Si ya revisaste que todos los componentes del sistema de enfriamiento operan adecuadamente, pero el motor sigue sobrecalentándose, te recomendamos revisar el sistema de recirculación de gases (EGR) o la piedra catalizadora del escape, ya que pueden estar funcionando mal o la piedra tapada y esto bloquea la salida de gases calientes del motor y puede provocar exceso de temperatura.

Anticongelante y Aceite

Tanto el anticongelante como otros lubricantes, además de proteger de corrosión y desgaste, deben ser de características de equipo original de primera calidad, ya que una función importante de estos fluidos es ayudar en la transferencia térmica, transportar el calor a los enfriadores y disminuir al máximo la presencia de burbujas de aire que complican el manejo del calor.

Servicio de motor

La suciedad del motor, por dentro o por fuera, puede traer consecuencia de sobrecalentamiento ya que los componentes sufren un esfuerzo excesivo en su operación.

Si combinamos las fugas de aceite con el polvo, esto hace una capa de cochambre que además de dañar los componentes, forma una especie de cobertor al motor y como resultado guarda más el calor.

Condiciones del motor

Un motor o caja de velocidades que operan forzados por daño o falta de mantenimiento, tendrán un trabajo excesivo que generar más calor de lo normal.

Otra posibilidad es que las juntas de motor o las cabezas tengan fugas de aceite o compresión y esto altera la operación sistema de enfriamiento al mezclarse con aceite o tener filtración de gases del motor que elevan la presión y la temperatura en el sistema de enfriamiento.

Sensores de temperatura

Su buen funcionamiento es fundamental para mandar la señal de arranque y paro de los ventiladores eléctricos que disipan la temperatura.

El mal funcionamiento de unos o varios de los componentes anteriores pueden provocar problemas de calentamiento y daños al motor.

Te recomendamos revisar otros temas de este programa de información térmica.

 

¿Qué importancia tiene el aceite en su automóvil?

aceite automotriz

Aceite Automotriz

El aceite del motor es el líquido que mantiene refrigeradas todas las piezas móviles que intervienen en el proceso de combustión y funcionamiento del motor del coche. Esto significa que, si nos faltase de repente el aceite en el motor, el bloque se fundiría lamentablemente a los pocos segundos, dadas las altas temperaturas de funcionamiento y a los altos niveles de fricción entre piezas que se producirían.

El aceite es quien mantiene el motor con vida y en un rango de temperaturas óptimo para su funcionamiento. Su mantenimiento fundamental es el cambio de aceite (tras un kilometraje marcado por el fabricante del coche, o tras un año uso), pero también conviene comprobar periódicamente el nivel de aceite en el motor. Esto es importante, igual que lo es elegir el mejor aceite posible para nuestro motor, pues a mayor calidad, mejor rendimiento. En el caso del aceite esto sí que lo debemos tener en cuenta.

Aceites Lubricantes Automotrices

Para un buen funcionamiento del motor de tu automóvil, uno de los elementos más importantes es el aceite. Te contaré con detalle la variedad de aceites que puedes encontrar en el mercado y su especificación, y la idea es que logres elegir el más adecuado para tu vehículo.

En el interior del motor hay muchos componentes que están en permanente movimiento y roce. El exceso de este último provoca mayor desgaste de piezas y con el tiempo un deterioro del motor. La función del aceite es lubricarlo y protegerlo, generando una película separadora de las partes móviles y disminuyendo así el desgaste y el calentamiento excesivo, que puede provocar una falta de eficacia en el funcionamiento interno del motor y agarrotamiento a corto plazo.

Este aceite debe ser renovado periódicamente, ya que, con los cambios de temperatura y el desgaste propio de las mismas piezas, va perdiendo sus propiedades como lubricante. Al mismo tiempo debemos reemplazar el filtro de aceite que cumple un papel muy importante en la limpieza del lubricador.

Existen diversos tipos de aceite para el motor, así como diversos grados y composiciones. Encontrarás dos categorías, Multigrados y Monogrados.

Multigrados

En la categoría de los multigrados se encuentran los Sintéticos, Semi-Sintéticos (tecnología sintética), y Minerales.

5w30 – 5w40 – 5w50, son aceites sintéticos que rinden sobre 10 mil kilómetros y son recomendados para vehículos nuevos o con poco uso. Están diseñados para trabajar en un rango de temperatura de invierno entre -30ºC y 30, 40 o 50ºC temperatura ambiente, respectivamente.

10w40 se encuentra en versiones semi-sintético o de tecnología sintética, es recomendado para 7 mil kilómetros. Este aceite es el más utilizado por los vehículos nuevos. Su rango de trabajo está entre -20ºC y 40ºC.

15w40, aceite mineral que sirve en ambos casos, para vehículos diesel y bencineros, y con un rango entre -10ºC y 40ºC. Recomendado para no más de 5 mil kilómetros.

20w50, aceite mineral formulado para vehículos con mayor desgaste, su rendimiento es recomendado para 5 mil kilómetros. El rango está entre -10ºC a 40ºC. Este aceite es especial para temperaturas de verano que sobrepasan los 30ºC. A su vez, el 25w60 es un grado mayor, ideal para el verano, pero también para motores que presentan algún problema interno de consumo de aceite o juego de metales.

Monogrados

En la categoría de los aceites monogrados, distinguidos por la sigla SAE (Society of Automotive Engineers, por su sigla en inglés), o en español “Sociedad de Ingenieros del Automóvil”, especifican que son aceites de una sola viscosidad de trabajo, es decir, el SAE 40 y SAE 50. El rango de temperatura parte en una escala más alta: en frío comienzan desde los 10ºC y 20ºC hacia arriba respectivamente. Este aceite es utilizado en muchas ocasiones como aceite de relleno.

¿Por qué se acaba el gas del aire acondicionado?

 

Sucede muy a menudo que al querer usar el aire acondicionado, nos damos cuenta que ya no enfría, entonces no viene a la mente la idea de que ya es tiempo de reponer la carga de gas del sistema y existe la probabilidad de estar en lo correcto, el sistema requiere nuevo gas.

Debemos tener en cuenta que el gas refrigerante de un vehículo es casi igual al de un refrigerador casero, pero vemos que el equipo de casa permanece muchos años sin requerir mayor mantenimiento que la limpieza del evaporador, entonces, ¿qué diferencia hay con el vehículo?

Lo que sucede es que en un carro, el equipo de refrigeración vive condiciones muy duras de trabajo, ya que tiene al lado un motor de combustión interna que genera mucho calor y vibraciones, además de ser un sistema móvil, que al viajar tiene muchas sacudidas y por tal motivo requiere tuberías de hule que sufren mayor desgaste, comparadas con las tuberías de metal del equipo casero.

Con todo esto, queremos decir que el gas refrigerante del auto no pierde propiedades, sino que se fuga, por lo tanto, no basta con hacer nueva carga de gas, porque a corto o mediano plazo se volverá a escapar.

Lo correcto es localizar los puntos de fuga, repararlos y volver a hacer la carga de gas para lograr que no se vuelva a escapar al menos en un año, aunque en realidad una buena reparación del sistema puede durar al menos 3 años.

Entonces ahora ya sabemos que si falta gas, lo primero es corregir fugas.

Agradecemos tus comentarios a este material y te sugerimos ver otros temas de este programa.

Anticongelante o refrigerante de motor

En este material, te explicaremos de manera básica y general, algunos puntos importantes sobre los anticongelantes.

1.- ¿Anticongelante o refrigerante? Cualquiera de los dos nombres es correcto porque cumple con las dos funciones.

anticongelante o refrigerante

Anticongelante o refrigerante de motor

2.- Origen. El anticongelante nació de la necesidad de evitar que el agua se congelara, dentro del motor, en zonas geográficas del planeta, con temperaturas por debajo de 0°C (punto de congel

ación).

Entonces los ingenieros fueron haciendo pruebas con diferentes sustancias y así llegaron al alcohol, que les permitía bajar el punto de congelación y poco a poco esta fórmula ha ido evolucionando para controlar la temperatura y mantener en buen estado los componentes del sistema de enfriamiento

3.- Funciones del anticongelante. Actualmente son tres funciones básicas que cumple un anticongelante:

Anticongelante, para llevar el líquido a un punto de congelación por debajo de 0°C.

Antiebullente o refrigerante, para controlar la temperatura alta del líquido (calentamiento) y mantener el motor en una temperatura optima de operación, no muy frio, ni muy caliente.

Anticorrosivo, para evitar que el sistema forme sarro, lo cual puede perforar el radiador, sobre todo si es de aluminio, y otros componentes del sistema.

Antiespumante, un buen anticongelante debe evitar que se formen burbujas (espuma) en el líquido, ya que esto provoca erosión de los componentes y problemas en el control de temperatura.

4.- Concentración. En el mercado encontramos los tipos concentrado y premezclado o listo para usar, que lleva un porcentaje de etilenglicol con agua.

Por nuestra experiencia y especialidad, te recomendamos el uso de anticongelantes premezclados, de preferencia al 50%, para evitar el uso de agua del grifo que no tiene controlados los contaminantes que pueden degradar el anticongelante y dañar el sistema por corrosión.

5.- Color. Comúnmente existen tres tipos de anticongelante:

  • Verde o amarillo
  • Rojo, rosa o naranja.
  • Azul

Es importante revisar el manual específico del auto para ver cuál es el tipo que debe llevar, ya que estos tres tipos tienen características especiales para proteger de la corrosión los materiales con que está hecho el motor de cada auto (metales y plásticos).

6.- Calidad. Es de alta importancia cuidar que el anticongelante sea de primera calidad, homologado a las características de equipo original.

Debemos recordar que estos anticongelantes de primera calidad NO SON CAROS si consideramos la protección que brindan al motor y lo costoso que nos puede salir un daño al radiador, un daño al motor, posible uso de una grúa, el riesgo de que una señora con sus hijos quede parada a mitad de trayecto, el tener que improvisar reparaciones con algún mecánico que no es de nuestra confianza, etc.

7.- Cantidad en el sistema. Generalmente, un vehículo personal mediano se llena con poco menos de dos galones (8 litros), te sugerimos comprar lo suficiente para el sistema y un poco más para traer en el auto por si requiere rellenarse.

Por lo general no es necesario estar rellenando el sistema, ya que en caso de estar bajando el nivel con frecuencia, seguramente hay una fuga en el sistema y es urgente revisarlo y repararlo para evitar daños mayores al motor y otros inconvenientes

8.- Cuidado ecológico. Los anticongelantes están considerados un producto altamente contaminante y por eso debemos evitar que se derrame al piso y al drenaje urbano. Por esta razón es recomendable que el cambio de anticongelante se haga en talleres que tienen procedimientos para el control de estos residuos

9.- Manejo delicado. Teniendo en consideración que el sistema de enfriamiento es muy especial y los cuidados en el manejo del anticongelante, es muy recomendable evitar que le meta mano al vehículo gente que no tiene experiencia, ya que en vez de hacer un bien, pueden causar un daño muy costoso.

Tomando en consideración que el sistema de enfriamiento es delicado, debemos tener cuidado en el uso del anticongelante, es muy recomendable evitar mantenimientos con gente que no tiene experiencia, ya que en vez de hacer un bien, pueden causar un daño muy costoso.

Esperamos que esta información básica te haya sido útil y te pedimos que nos hagas llega tus dudas y comentarios para mejorar estos materiales.

 

 

¿El motor tira agua al usar el aire acondicionado?

Aire acondicionado

¿El motor tira agua al usar el aire acondicionado?

¿Goteo de agua?

Es muy común que observemos derrames o goteo de agua en la zona del motor, cuando ponemos en operación el sistema de aire acondicionado.

Esto llega a provocar alarma en el usuario del vehículo, al pensar que puede tratarse de fugas en el sistema de enfriamiento.

¿Agua o anticongelante?

Lo primero es tratar de ver si es agua con o sin color.

Si observamos que es agua con color y olor a químico, entonces es más probable que se trate de anticongelante, ante lo cual, debemos hacer una revisión más precisa para ver si hay fugas en el motor.

En caso de solo ser agua transparente sin olor, seguramente se trata solo de humedad condensada.

La condensación.

Es el fenómeno en el que un gas, debido a cambios de temperatura, pasa a ser líquido.

Todos sabemos que en el aire que respiramos, existen moléculas de agua combinadas con oxígeno (H2O) y este porcentaje, en el contenido de hidrógeno o humedad, aumenta en temporadas de lluvia o en zonas cercanas a cuerpos de agua, como el mar.

Al hacer funcionar el sistema de aire acondicionado, el gas refrigerante enfría parte de la tubería, deshidratador y evaporador, y estos componentes al estar en contacto con el aire, provocan la condensación, convierten en líquido las moléculas de aire con las que están en contacto, y comienzan a provocar goteo de agua, este es un suceso igual al que vemos en un vaso de cristal, al que le ponemos agua con hielo y condensa su paredes exteriores por la diferencia en temperaturas, o también, cuando después de tomar un baño caliente, abrimos la puerta del baño, entra aire frío y vemos cómo las paredes o el techo comienzan a gotear, porque el vapor cambio de temperatura y se convierte en líquido.

Así que si vemos este tipo de goteo transparente, no hay de qué preocuparnos, ya que no es una falla del sistema de aire acondicionado o una fuga de anticongelante.

Ante este fenómeno, el único cuidado que debemos tener, es que los drenajes de la pared que separa el motor de la cabina, no se tapen, esto, sucede con hojas secas, pelo de animales, tierra o polvo y lo único que debemos hacer, es retirar esta basura y hacer pasar un poco de agua, para quitar la tierra que se va acumulando, ya que en caso de taparse este drenaje, puede causar corrosión en la carrocería y provocar filtraciones al interior del habitáculo de pasajeros.